viernes, 30 de octubre de 1987

TurboGrafx 16/PC-Engine

Re-escrito originalmente el 8-3-2017.

Una de las pocas cosas buenas que evita que internet sea únicamente un cúmulo de basura, pornografía y ejemplos de lo bajo que puede caer nuestra especie, es que nos da acceso a terabytes y terabytes de información de todo tipo, incluido todo tipo de información sobre videojuegos.

Eso nos da la oportunidad de explorar cosas que quizás no llegaron a nuestros países, o que no tuvieron mucho éxito en ciertos territorios, y es que porque un sistema no sea tan exitoso como otros, no significa que esté carente de valor.

Y aunque bastante olvidada, la Turbografx-16 / PC-Engine tiene más que ofrecer de lo que pueda uno pensar por su éxito en territorios occidentales.





Esta consola nació en 1987 gracias a la colaboración de Hudson Soft, (Sí, los de la abejita... Y los que acabaron deborados por la Konami de la actualidad... ugh) y NEC Home Electronics, debido al interés de esta última por entrar en el aparentemente lucrativo mundo de las consolas hogareñas.

Originalmente concebida como un sistema creado para rivalizar con NES y Master System (debido a su CPU de 8 Bits), acabó terminando por ser colocada como un sistema de 16 bits debido a su capacidad de mostrar visuales a ese nivel. Es por ello que se la puede considerar como una consola a medio camino entre ambas generaciones.

Pero no os dejéis engañar, que esté en ese campo no significa que estuviera destinada al fracaso. PC-Engine, que fue su nombre en Japón, fue una consola bien recibida y que de hecho fue más popular que la Sega Mega Drive. No sé exactamente por qué, aunque tengo la idea de que debido a que Mega Drive y PC-Engine tenían librerías bastante similares, al menos en cuanto a géneros más comunes, para cuando MD salió la gente interesada ya había comprado una PC-Engine.


Y hablando del software, uno de los aspectos más interesantes del sistema es el formato en el que venían los juegos. Esto es una HuCard:


Creados por Hudson Soft, son técnicamente cartuchos con la forma de una tarjeta, y es una evolución de la Bee Card, que usaba Hudson para la MSX (que era una computadora que salió en 1983). Siempre me han parecido raras, más aún al lado de los cartuchos de MD y SNES... Ocupan tan poquito... 

Pero el caso es que funcionan... Su curiosa forma y el material del que está hecha permitía a ésta tarjeta controlar el calor que generaba, lo que evitaba crear cartuchos grandes con espacio en su interior para poder ventilarse, aunque limitaban el espacio de almacenamiento, estando entre 512 y 1 Megabyte, con alguna excepción (Cómo Street Fighter II, que usaba HuCards de 2.5 Megabytes).


Mientras que en Japón (Y curiosamente Francia, de todos los sitios posibles) tuvo un éxito decente, en América, desgraciadamente, no fue el caso. La renombrada (y rediseñada) Turbografx, para ese territorio, haría acto de presencia en 1989, casi al mismo tiempo que Mega Drive saliera allí como la Sega Genesis (De hecho se empezaron a vender en la misma zona de Nueva York con una diferencia de dos semanas), así que ya no podía competir como un sistema de 8 Bits, tal como tenían pensado... Tenía que subirse al ring de 16 Bits.

No ayudaba tampoco el típico comportamiento pueril de Sega en aquella época, e intentando burlarse de la Turbografx. El pobre cacharro no consiguió demasiada atención, y la cosa fue a peor cuando Super Nintendo salió, así que en 1994 se retiró de los Estados Unidos para centrarse en Japón de nuevo... Pero en fin, la estúpida guerra de consolas no sirve de nada a día de hoy (Excepto si eres un triste al que le interesa más una maca que disfrutar de videojuegos, pero eh, allá cada uno con su tiempo).

Meh, al menos nos dio comerciales super cheesy y divertidos, y al final del día ¿No es eso lo que cuenta?.

FUCK YEAH WHITE PEOPLE!!!

Afortunadamente el tiempo que estuvo viva fue aprovechado y es que tiene bastantes juegos a su nombre. Como he comentado arriba, Mega Drive y PC-Engine tienen parecidos, y es que ambas ofrecen muchos ports arcade y Shoot'em Ups (Afortunadamente, no comparten los mismos juegos), además de que tiene una gran cantidad de juegos de puzle también.

¡Cuantas cosas chulas!
Algo que mola bastante de Supergrafx es que es un sistema que apenas tiene slowdown y sprite flickering. Es sorprendente como un harware más simple sufría menos que las otras dos consolas más potentes, sobretodo por la gran cantidad de cosas que puede tener en pantalla, y en casos de juegos como Coryoon, de tamaños tan diferentes. Y aunque la paleta de colores no era tan buena como los otros dos sistemas, los juegos de TG-16 han envejecido mejor que los de Mega Drive en ese aspecto (Aunque eso puede ser porque mucha gente hacía ports a MD sin ganas y no ponían cuidado a la hora de aplicar colores correctamente).
Pero la cosa se pone aún mejor cuando sumamos el Super CD. Era un add-on similar al de Sega Mega Drive y su Sega CD... Sólo que bastante tiempo antes de que Sega lo hiciera. De hecho PC-Engine / Turbografx fue la primera consola en usar CDs.
Y es algo de lo que estar orgulloso, porque al contrario que con Sega CD, el aparato se aprovechó para hacer juegos de verdad en vez de ser usada por unos mentecatos que terminarían haciendo juegos FMV que acabarían por darle mal nombre y reputación al add-on y a los buenos juegos que salieron.  El catálogo del sistema se expande de manera brutal cuando combinas las HuCards con los juegos en CD, .

De especial mención es la música que la mayoría de los juegos en CD es bestial. Simplemente bestial, sobretodo teniendo en cuenta que esta consola fue la primera en tener este tipo de cosas. Y si te gusta el cheese de los 80 y 90, este cacharro va a hacer tus sueños musicales reales.



Una cosa que mola mucho de la Super CD es que, al contrario que la propia Turbografx / PC-Engine, era de región libre, así que podías coger juegos japoneses y jugarlos sin problema alguno, y hay convertidores para las HuCards. Aunque el lector de CDs era caro, luego apareció una nueva versión que combinaría el periférico con el sistema base, llamado Turbo Duo. Ese cacharro costaba 300 dólares de salida, en comparación con la Sega CDX / Sega Multi-Mega (Sega Mega Drive y CD en un cacharro) y sus 400 dólares de salida...

Con precios como esos no me extraña que los lectores de CD no fueran un gran éxito...

Otra curiosidad era el mando. Es muy similar al de NES, con cruceta, dos botones, Start y Select. Lo que lo hace interesante es que los mandos oficiales estándar tienen puestos Turbo-Switches, pequeños interruptores con los que hacer que cada botón (En este mando llamados I y II en vez de A y B) tuvieran ese efecto de "Disparo rápido". Creo que es el único mando original de un sistema con algo como eso. De hecho, algunos juegos te recomendaban usarlos en las instrucciones, a veces nombrado eso como una táctica (Los manuales de Turbografx son una lectura interesantilla a veces) y creo recordar que en ciertos juegos aplicar el turbo tenía efectos curiosos.

No tengo mucho más que decir. Turbografx es una pequeña consola resultona, que si bien no parece tan importante como la competencia a primera vista, cuando te paras a mirar empiezas a ver juegos y más juegos que te llaman la atención...

A parte, entre Super Nintendo, Sega Mega Drive y Turbografx hacían un trío de cacharros con una librería de juegos generacional de aupa. Aunque claro, eso es solo mi modo de verlo. La consola por si sola es buena, pero a estas alturas podemos ser capaces de disfrutar las tres a la vez y sin problemas, así que... ¿Para qué escoger una nada más? Sobretodo cuando ofrecen cosas muy diferentes entre si.

Al contrario que hoy día, donde las dos cajas negras tienen más parecidos que diferencias y la cosa va de preguntarse "Qué juego funciona mejor en qué caja negra".




No hay comentarios:

Publicar un comentario