viernes, 15 de julio de 1983

Nintendo Entertainment System / Family Computer

Artículo escrito realmente en 5-3-2017.


Hay consolas populares, y menos conocidas. Las hay muy vendidas, y que no fueron éxitos económicos.
Pero esos aspectos palidecen cuando hablamos de consolas históricamente importantes.


...Y si hay una que a la que se pueda considerar la más importante de nuestra historia a día de hoy,
 esa es la Nintendo Entertainment System / Family Computer.

 Esta entrada será más larga que otras con información de la consola.


Y es que, esta consola simboliza muchas cosas. Y su importancia proviene de lo que significó en esos varios aspectos, un cacharro que abrió camino, revolucionó, y que hasta revivió, la industria del videojuego. Un cacharro que dejó una huella que a día de hoy no sólo se puede seguir notando, si no que más de 30 años después sigue bastante presente en la comunidad jugadora.

¿De cuantas consolas se puede decir eso?

La primera consola de sobremesa de Nintendo, también conocida como Famicom, nombre afectivo que le dio la comunidad japonesa al cacharro (al igual que Super Famicom sería Sufami, Dragon Quest es DraQue, o Super Mario, SuMari) nació a partir de la idea de querer entrar en el mundo de las consolas hogareñas, ideada para ser una máquina con cartuchos intercambiables, empezando en 1980, después de varios éxitos en las máquinas arcade tales como Donkey Kong o Popeye.

Diseñada por Masayuki Uemura, la Famicom fue ideada para alejarse del aspecto que las máquinas de la época tenían, separarse de los ordenadores y cacharros similares, con la intención de que fuera relacionado más con un juguete, un producto de entretenimiento, más que uno de trabajo. Se pensó inicialmente en crear un sistema de 16 bits, pero el presidente de la compañía, Hiroshi Yamauchi, acabo por elegir una máquina más modesta de 8 bits entre otras razones, por el precio que supondría crearla.

Aunque de hecho, el nombre "Family Computer" fue idea de la mujer de Uemura, pues el nombre clave original, "GameCom" la que pensó que "sonaría demasiado cercano a un ordenador", y propuso Family Computer como un nombre que representase más la intención del cacharro. La mujer acertó, desde luego.

Irónicamente, hubo un cacharro llamado GameCom, el cual es... Muy, muy diferente.

 
Famicom con el periférico Famicom Disk System, un cacharro que usaba disquettes.

Mientras esto ocurría en Japón, la industria del videojuego en América se iba cada vez más hacia abajo.

La... eh, gran manera de querer hacer negocio de los norteamericanos provocó una inundación de diferentes tipos de consola en el mercado, como la Atari 2600, Atari 5200, Colecovision, Emerson Arcadia, Bally Astrocade, Intellivision, Fairchild, Odyssey 2 y otras tantas... Todos intentaban sacar tajada de esta nueva linea de negocio que tanto parecía crecer.

Esto significaba, como podrás entender, que cada consola tenía su propio catálogo. Si con 3 consolas de sobremesa y lo que haya de portátiles, hoy día las tiendas están más que servidas, imaginad antes, cuando las tiendas de juegos eran más pequeñas, humildes... y había más del doble de sistemas de los que tenías que preocuparte

No sólo eso, si no que las cajas y material publicitario engañaba de sobremanera (A veces incluso inventándose los gráficos de los propios juegos, o poniendo capturas de otras versiones completamente diferentes).

Con más juegos y sistemas de los que podían tener y sin saber de qué fiarse, las tiendas empezaron a devolver cosas a las compañías, y a poner todos esos juegos a precios bajos para poder hacer sitio, lo que provocaba que, por ejemplo, juegos de 40 dólares pasasen a costar 5, y se amontonaran en típicas cajas de baratijas.

Como resultado de ello, los juegos cada vez se hacían más rápidos y con menos esfuerzo. Es más, la gente iba a las tiendas a pedir poner sus juegos caseros en las estanterías como si cualquier cosas. El nivel medio de calidad bajó en picado. Y con ello la imagen y el valor de la industria, pues la gente dejó de confiar en las consolas y los videojuegos que les estaban vendiendo (Y los que invertían en ellas dejaron de ver un negocio seguro). Hasta las salas de recreativas vieron como el interés por los videojuegos descendía (Cosa que, de hecho, llegaría a afectar a Sega, hasta el punto de querer enfocarse en las consolas hogareñas y crear Mega Drive).

De hecho las Atari 2600 se empezaron  a regalar en concursos como si fueran servilletas de lo poco que llegaron a valer entre 1982 y 1983. El mercado del videojuego bajó de 3.2 Billones (americanos) A meros 100 millones de dólares. Un 97%, ahí es nada...   Obviamente esto lo estoy contando de un modo resumido, pues no es el momento de hablar del Crash del 83 como tal.

Uno de los muchos, muchos concursos en los que se
regalaban Atari 2600 como si fueran una baratija.


El caso es, que Famicom salió un 15 de Julio de 1983 en Japón, y, aunque empezó con un fallo de producción que fue cambiado rápidamente, a finales de 1984 era uno de los productos más vendidos, superando a toda competencia y mostrándose como un objeto deseable.

Este éxito hizo pensar a Nintendo que tenía que llevar de algún modo este cacharro a otras tierras, mayormente, América. Pero claro, En el tiempo que Japón descubría y disfrutaba Famicom, los videojuegos se volvieron algo con lo que nadie se quería relacionar en ese otro territorio, sobretodo en 1985.

La gente había cogido asco por los videojuegos debido a la mala calidad y lo confuso que era tener tantos sistemas a la vez, los vendedores no querían meterse en un negocio que les había dado tantos problemas, y los inversores tampoco estaba interesados cuando los riesgos eran tan, tan grandes.

En un primer lugar, Nintendo pensó en juntarse con Atari para vender su Famicom en los Estados Unidos, pero fue un plan que acabó explotando debido a que Coleco decidió hacer una versión ILEGAL de Donkey Kong, y Atari al verlo cerró cualquier vía de negociación con Nintendo cuando lo descubrió (hay que ser estúpido, si se me permite), y Nintendo decidió meterse sola en el ajo, lo cual no fue nada fácil entre el estado de la industria, y el sentimiento Anti-Japonés que reinaba en los Estados Unidos por aquella época.

Teniendo en cuenta como acabó esto, creo que Atari se estuvo dando cabezazos con la pared durante años.

La Advanced Entertainment System. Hecha para parecer más compleja y parecida a los ordenadores.
Poco después optaron por cambiarla radicalmente, y terminar siendo la que conocemos.

Aunque costó horrores convencer a los vendedores, y hubo que rediseñar la consola varias veces, tanto en aspecto como nombre (Por ejemplo al principio iba a ser llamada Advanced Entertainment System), Nintendo consiguió hacerse un hueco, empezando por Nueva York. De hecho, R.O.B. (Robotic Operating Buddy) fue diseñado con la idea de llamar la atención de las tiendas, diseñado para parecer un juguete.

Los dos años que Famicom estuvo viva en Japón también le sirvieron mucho, pues la NES llegó a América con una selección de variados juegos de lanzamiento, incluyendo el absoluto peso pesado que fue Super Mario Bros., uno de los videojuegos más influyentes de la historia.

Super Mario Bros, Wrecking Crew, Duck Hunt, Clu Clu Land o Kung Fu
fueron algunos de los juegos iniciales importantes.

La NES, sin ser perfecta, consiguió reparar gradualmente el daño que años de malas prácticas americanas causaron en la industria, pero sobretodo, recobrar la confianza de la gente y los vendedores hacia los videojuegos. Su éxito fue monumental, y se convirtió en un sitio en el que muchas compañías crecerían, nacerían y mejorarían sus habilidades. Y es que los videojuegos evolucionaron a pasos agigantados a medida que pasaron los años por la consola. 

Pero se acabaron las clases de historia, vamos al tema, porque este sistema trajo más que historia:

¿Qué ofrecen la NES y la Famicom hoy día?

Y sí, estoy mencionando a ambos. Uno podría de decir que Famicom = Nes japonesa, pero la cantidad de diferencias que hay entre ambas me obligan a contarlas como variedades diferentes dentro de un mismo sistema.

El caso es, que la cantidad de juegos que han envejecido bien y a día de hoy siguen siendo recomendables o directamente igual divertidos es mucho mayor de la que uno podría pensar de un sistema con más de 30 años (¡Casi más cerca de 35 en el momento en el que se escribió este artículo!).

De hecho, gracias a Internet, el interés por este sistema nunca ha parado, porque podemos descubrir juegos ignorados en el pasado, juegos que nunca dejaron Japón, y hasta rom hacks, traducciones o experimentos que den nueva vida a juegos ya existentes o nos permiten entenderlos cuando antes no podíamos.

El catálogo de NES y Famicom es extenso, muy variado, y con montones de juegos interesantes.
Y es que, aunque no lo parezca, la NES fue un sistema con vida comercial durante más de 10 años (hasta 1993 fue bastante popular, y su último juego licenciado fue en 1995), mientras que en Japón, ¡Se estuvieron fabricando Famicom hasta 2003, y se siguieron reparando por la propia Nintendo hasta 2007 (La Wii ya había salido al mercado para entonces)! 

De hecho Nintendo tuvo que dejarlo porque se le acabaron los materiales para seguir reparándolas.

¡Es difícil de creer, pero cierto! El último juego licenciado en Japón fue Super Adventure Island IV, el cual es un título excepcional (Metroidvania plataformero, buena música, y divertido) con el que despedirse.

Obviamente tiene juegos menos buenos, mediocres, y horribles (e incluso intencionadamente malos), pero eso no debería despistarnos del montonazo de cosas buenas que estos dos sistemas tienen, porque de ser así ninguna consola se salvaría.

Pequeña parte de lo que hace a este sistema tan interesante incluso a día de hoy.
Y si, G.I. Joe resulta ser buen juego. Increíble.

Y es que, si hay algo que ocurrió con esta consola, es que supuso un salto cualitativo en muchos aspectos a lo que podías ver en consolas anteriores. Compara Colecovision, o las Atari 2600 y 5200, pues la diferencia es ENORME.

Como podéis ver, la diferencia visual es enorme, pero mucho más que eso, los controles eran mejores, el sonido también.
Y esta es una comparación de un juego arcade.

Con estas consolas, las cosas como escenas cinemáticas, tener ya no sólo música si no bandas sonoras enteras, grandes aventuras con historia y diálogos (limitados en comparación a día de hoy, pero posible), scroll suave en vez de ir por "cachos" o juegos de pantalla única, mayor posibilidad de acciones gracias a un control mucho mejor a lo visto con anterioridad (En vez de joysticks ahora teníamos una cruceta, en vez de un botón, había dos, etc), y hasta cosas como poder guardar la partida, empezaron a ser una realidad con un formato simple y en un sistema fácil de usar.

Siempre he pensado que un salto generacional debería ser importante, suponer un cambio hacia algo mejor, darnos la oportunidad de crear y poder vivir experiencias más completas que en la anterior generación. Más allá del poder gráfico, es el dar más herramientas para crear algo que antes no fuera posible.

Y este sistema supuso ese primer gran salto. 

Master System tardaría años en aparecer (1986 en comparación con Famicom en el 83), así que durante un tiempo, NES/Famicom no tuvo rival, excepto en sitios específicos como el Reino Unido donde prefirieron los ordenadores de la época, donde podías comprar ports de juegos arcade muy baratos... Aunque la gran, gran mayoría de esos no han envejecido bien para nada, y de hecho buena parte son casi injugables para los estándares de hoy, ya sea por los HORRIBLES controles, el horrendo framerate, o que cargar un juego pueda tardar varios minutos, y teniendo en cuenta que hoy perdemos el control cuando vemos tiempos de cargas de medio minuto...


Mientras que en Europa, América y Australia tenían cartuchos grises estándares producidos por Nintendo, en Japón las compañías hacían
sus propios cartuchos, provocando una variedad enorme de colores, aspectos y, a veces, calidades de plástico.

Y hablando de controles, otra cosa que le podemos agradecer a estos cacharros fue estandarizar un único control, simple y eficaz para la amplia mayoría de sus juegos. Y es que las consolas y ordenadores anteriores podían ser un absoluto aburrimiento de tratar.

Consolas como Atari 2600 sólo tenían un joystick y un botón, por lo que muchos de sus juegos hacían uso de botones que la propia consola tenía para moverte por menus, opciones o cambiar cosas, por lo que necesitabas estar siempre al lado de la consola.

Peor aún, había juegos de Atari 2600 en los que necesitabas manejar DOS MANDOS A LA VEZ para poder jugar, como por ejemplo, Indiana Jones: Raiders of the Lost Ark requiere un segundo mando para poder manejarte por el menú o cambiar objetos. Un mando estaba hecho para usar ambas manos (una para sujetarla, otra para mover el Joystick y pulsar el botón), por lo que es bastante fácil imaginar que podía hacerse incómodo (sobretodo si eras un crío con manos pequeñas).

Luego tenemos cosas como Colecovision e Intellivision, con mandos que tenían un dial y lo que parecen los botones de un teléfono móvil antiguo. Cada juego usaba su propia configuración, y el tema era tan confuso que los juegos venían con papelitos que ponías encima de los botones para saber que hacía cada uno.






Y jugar en ordenadores, como MSX, podía ser también un tanto incómodo.
Por ejemplo, los controles de Metal Gear de MSX eran:

F1: Pausa
F2: Menú de armas
F3: Menú de objetos
F4: Acceder al transmisor para hablar con otros personajes

Mientras el juego está pausado:
F4: Cargar Partida
F5: Guardar Partida (hacía falta un cassette para ambos)

M o N: Puñetazo
Espacio: Usar objeto en un menú, o disparar fuera de ellos
Y por último las flechas de dirección para moverte por los menús y controlar a Snake.

Y si querías jugar con un mando, todavía tenías que estar al tanto del teclado (y esto va por todos los juegos, no sólo Metal Gear).

Como puedes imaginar, estos modos de jugar son menos que ideales; sobretodo a día de hoy. Es otra de las razones por las que la 8 bits de Nintendo ha envejecido mucho mejor que esos otros sistemas, pues unido a que sus juegos eran más completos y complejos, la manera de poder disfrutar de ellos se simplificó enormemente.

Otra razón, sin duda alguna sería sus capacidades sonoras. Cómo he comentado antes, tener juegos con música propia, única, y presente más allá de la pantalla de título era algo poco visto para la época. la NES/Famicom hizo de eso algo normal en cacharros de andar por casa.
Pequeña colección de temas memorables de NES.


Este sistema ha dado hogar a decenas y decenas de grandes bandas sonoras y muchas de las melodías más simbólicas de la industria. Ha sido cuna de muchos compositores (más de los que jamás podría nombrar), sobretodo japoneses, que aprovecharon el chip RP2A03 que la máquina poseía, al igual que muchas sagas que hoy seguimos apreciando nacieron en esta consola.

La simpleza y limitación de la máquina hacía primar la importancia de la melodía en las composiciones, en claro contrapunto a la mayoría de bandas sonoras occidentales modernas que intentan ofrecer algo más ambiental o peliculero, con grandes orquestas.
De hecho la música de 8 bits sigue muy presente a día de hoy en la industria gracias a sus ritmos y melodías pegadizas, y ese sonido tan característico...

La música es uno de los mayores encantos del sistema, ya sean juegos de compañías más grandes como Sunsoft, las antiguas Konami y Capcom, o la misma Nintendo, o pequeños grupos con pocos juegos en su curriculum, podías encontrar cosas geniales en cualquier lado.

Otro aspecto que llama mucho la atención, es que Nintendo pedía a las compañías que sus ports arcade añadieran nuevo contenido exclusivo a sus versiones de NES, lo que daba a lugar a cosas como el sistema de experiencia y una aventura enormemente diferente en Double Dragon (Elementos que acabaron reinventando la saga),  juegos completamente diferentes en caso de Ninja Gaiden (De un Beat'em Up a un juego de acción-plataformas), algo que al final acabó mejorando sagas.

Del mismo modo también tuvo periféricos interesantes como la Famicom Disk System (la cual permitía leer juegos en disquettes y que nunca salió de Japón), un módem para poder mirar inversiones o incluso apostar en carreras de caballos,  o extrañezas increíbles como la máquina de tejer con la que podías hacerte un jersey, y que nunca se puso a la venta pero si que estuvo a punto.


Es tan descabellado que me encanta.

Pero en fin, creo que a estas alturas me estoy alargando demasiado. Intentaré hacer las entradas de otros sistemas más cortas (Apuesto a que no lo consigo). Dejémoslo en que NES fue y sigue siendo un gran sistema, uno que no sólo a día de hoy sigue ofreciendo muchas cosas, si no que sigue siendo un cacharro con una importancia histórica única.

No hay comentarios:

Publicar un comentario